Remedio natural para los lombrices en perros y gatos

Wormwood Complex
Antiparasitario contra los lombrices   Indicaciones: Para los parásitos intestinales: Nematodos Cestodos (tenias) Trematodos (duelas) Contenido: 30 ml = 600 gotas. ... (Leer más)
9,95 €
Kochi Free
Antibiótico natural   Indicaciones: Antiparasitario para coccidia y giardia Infecciones víricas y bacterianas Diarrea Trastornos del sistema digestivo Fiebre ... (Leer más)
29,95 €
Paxxin
Para el parvovirus en perros.   Indicaciones: Parvovirus canino Vómitos y diarrea Pérdida del apetito Fiebre y deshidratación Bajo en leucocitos Mareo Hinc ... (Leer más)
42,95 €

¿Qué son los parásitos internos?

Un parásito interno obtiene su alimento dentro de otro animal y a menudo nuestras mascotas albergan una serie de organismos no deseados. Los parásitos internos, como las lombrices, viven dentro del cuerpo y pueden afectar a varios órganos. Unos ejemplos de parásitos internos incluyen el gusano del corazón, el lombriz intestinal y la tenia.

 

Los parásitos internos son un problema común que afecta a casi todas las mascotas en algún momento de sus vidas. De hecho, la mayoría de las mascotas tendrán lombrices o gusanos intestinales antes del nacimiento o durante los primeros meses de vida. Por lo tanto, es necesario tratar regularmente a los animales contra los lombrices con el objetivo de prevenir la infestación parasitaria en lugar de tratar de erradicarlos una vez que son un problema. Los parásitos internos comunes incluyen gusanos intestinales tales como anquilostomas, gusanos redondos, tenias y tricocéfalos; y gusanos que afectan a otras áreas del cuerpo como gusano del corazón, gusano de la vejiga y gusano del ojo.

 

¿Qué causa los parásitos?

Los parásitos internos tienen numerosas formas de infectar a su mascota. Muchos gusanos intestinales se contraen cuando su mascota come las larvas infectadas en el ambiente, como comer alimentos infectados, o un ratón infectado o una pulga. Pero también pueden ingresar al cuerpo a través de la piel, la planta de los pies y a través del contacto directo con líquidos corporales infectados. Muchos gatitos y cachorros están infectados en el útero antes del nacimiento o cuando están amamantando a sus madres.

 

Diagnosticar los parásitos

En general, su veterinario buscará signos de parásitos cuando lleve a su mascota a un chequeo. Sin embargo, debido a que hay tantos tipos diferentes de parásitos, los signos y síntomas varían mucho. Los parásitos internos no son tan fáciles de detectar, pero en el caso de los parásitos intestinales, los segmentos de gusanos o los huevos a menudo pueden ser avisos en las heces de su mascota o en el pelaje que rodea el ano. Su veterinario probablemente tomará una muestra de materia fecal que ayudará a determinar qué tipo de parásito está presente para poder recomendar el tratamiento apropiado.

 

Tratamiento de los parásitos

No existe un tratamiento único que mate a todos los parásitos, pero hay una serie de productos diferentes que ayudarán a mantener a los parásitos bajo control y a tratar cualquier infestación. Recuerde que la prevención es la clave y todas las mascotas deben estar en algún tipo de tratamiento preventivo para mantener a los parásitos alejados.

 

Tratamientos convencionales

Hay una serie de productos incluyendo pipetas y pastillas que ayudarán a mantener a su mascota libre de parásitos internos pero no existe un único "antiparasitario" que pueda matar a todos los gusanos y siempre se debe tener precaución al administrar estos medicamentos a su mascota.

 

Los antiparasitarios naturales sin receta como Wormwood Complex  son generalmente menos agresivos que los antiparasitarios recetados por veterinarios y pueden ser más adecuados donde el riesgo de infestación es baja.

 

Consejos para tratar los parásitos:

  • Asegúrese de que su mascota esté en algún tipo de programa preventivo para parásitos internos y externos. Prevenir la infestación es mucho más efectivo que tratar uno.
  • Lave la cama de sus mascotas regularmente y asegúrese de que su entorno inmediato esté libre de parásitos. Esto puede incluir aspirar y lavar las cortinas y todos los lugares donde es probable que se escondan las pulgas y las larvas del parásito.
  • Si es posible, mantenga a su mascota alejada del pasto largo y los campos donde es probable que se encuentren garrapatas. Evite también que su mascota tenga contacto con animales que puedan estar infectados o que no tengan programas preventivos.
  • Asegúrese de que sus mascotas tengan un área de saneamiento saludable. Las cajas de arena deben limpiarse regularmente y las heces deben retirarse del jardín al menos una vez a la semana.